PR-CV 325 Novelda – Sierra del Cid

1. Desde la La Plaza de la Magdalena, al norte de Novelda, (245 m. s.n.m.), comenzaremos a caminar por el Paseo de los Molinos y por la carretera que conduce al Castillo de la Mola, tramo coinciedente con el PR-CV 311. Tras 750 metros de marcha abandonaremos el asfalto y girando a la derecha cruzaremos el río Vinalopó, llegando ante una bifurcación de caminos, cruce del caserío de La Teulera, (250 m.)(1,30 km.)(20′).

2. En La Teulera (250 m.) (1,30 km.) (20′), rehusaremos el ramal que, por la izquierda, discurre paralelo al río en dirección al Castillo de la Mola (por donde continúa el PR-CV 311); nosotros tomaremos el camino asfaltado de la derecha (N), y pasando de inmediato por el caserío de La teulera llegaremos seguidamente al popular Barrio de la Estación, (285 m.)(2,20 km.)(35′).

3. En el Barrio de la Estación, (285 m.)(2,20 km.)(35′) desde la Parroquia de San Pascual, en la Plaza Salvador Canals, abandonaremos a la barriada por el Camí de Castella, y cruzando las vías del ferrocarril por el paso a nivel existente proseguiremos entre numerosas fábricas de mármol por la vía de servicio paralela a la autovía A-31. Cruzaremos la autovía por un puente y giraremos seguidamente a la derecha, tomando el nuevo camino en dirección SE durante unos 300 metros, al cabo de los cuales giraremos de nuevo a la izquierda y por el nuevo camino, en clara componente NE, nos situaremos en la base sur de El Montagut, donde termina el asfalto.

Ya por la Vereda de El Montagut iremos circunvalando los espectaculares escarpes rocosos de la enhiesta pirámide caliza por su ladera occidental, que se prolonga hacia el norte por los no menos llamativos farallones de la Serra les Penyes. En el suave ascenso, la visión, hacia el sur y poniente, se nos abre en vasto panorama: el dilatado valle de Novelda, Monforte y Aspe, con sus fértiles tierras ocupadas por el monocultivo de la «Uva de Mesa Embolsada del Vinalopó»; las sierras de l’Aforna, la Ofra, Crevillent, el Rollo, l’Algaiat…; más cerca, a nuestra izquierda, una mirada de fábricas de mármol son el exponente del próspero desarrollo industrial; sobre ellas aparece el conjunto monumental del Santuario de Santa María Magdalena y el Castillo de la Mola; cerrando el panorama sobresalen las sierras de la Mola, Betíes, les Pedrisses, la Zafra, la Umbría de Monóvar y Salinas.

De este modo llegaremos al punto más elevado del camino, iniciando seguidamente un ligero descenso hasta una encrucijada, junto a dos enormes embalses, muy próximos a la Vereda de las Fuentes de Aspe, (422 m.)(6,60 km.)(1h.45′).

4. En la Vereda de las Fuentes de Aspe, (422 m.)(6,60 km.)(1h.45′), desestimaremos el camino que, por la izquierda (NO) se dirige hacia Salinetes (posible conexión con la variante «Banys de Salinetes-El Pantanet»). Nosotros descenderemos por el de la derecha (SE), conectando de inmediato con el Camí del Montagut, asfaltado, que seguiremos por la derecha unos 350 metros, para seguir otro de tierra que se inicia por la izquierda (E) y que se dirige hacia los tubos de un canal. A continuación bajaremos hasta el Barranco de l’Aigua Amarga, que cruzaremos y seguidamente llegaremos al final del Camí de la Serreta, junto a un embalse y una torreta eléctrica, la «Central de los Navarros», propiedad de la «Sociedad Canal de la Huerta de Alicante S.A.».

Desde este punto, con buena perspectiva hacia el sur de la Serreta Llarga, seguiremos por la derecha el camino asfaltado unos 50 metros y giraremos a la izquierda junto a un poste de tendido eléctrico, tomando un sendero en dirección NE.

Pronto pasaremos al lado de dos interesantes y bien conservados hornos de cal , a la derecha del sendero. Seguidamente llegaremos a El Pantanet, (395 m.)(8,50 km.)(2h.15′).

5. En El Pantanet, (395 m.)(8,50 km.)(2h.15′), se encuentra el cruce con la variante «Banys de Salinetes-El Pantanet».

Aquí podemos admirar una magnífica obra de ingeniería hidráulica tradicional. Se trata de la inconclusa presa del pantano de El Cid, construido en tiempos de la Segunda República. Tiene doble paramento, fabricados de mampostería trabada con mortero de cal (sin duda los cercanos hornos de cal fueron construidos para facilitar el material necesario a la obra). Aunque la finalidad de esta construcción fue la de retener y embalsar las aguas de escorrentía de los barrancos para su posterior aprovechamiento agrícola y quizás, la verdadera razón de su construcción fue la de proporcionar trabajo y jornal a buen número de gentes desocupadas en momentos de serias dificultades económicas y sociales.

Seguidamente, sobrepasada la presa, a la izquierda del sendero, podremos observar junto a un solitario pino, una pequeña cueva que sería el humilde refugio de los canteros y trabajadores del embalse. Por el sendero, transformado en camino, llegaremos hasta un gran embalse que bordearemos por la derecha, llegando al camino de Pla Cafeu,(396 m.)(9,10 km.)(2h.25′).

6. Llegando al camino de Pla Cafeu,(396 m.)(9,10 km.)(2h.25′), el nuevo camino toma dirección norte, atravesando grandes extensiones repobladas de pino carrasco. En el ascenso podremos apreciar la grandiosidad del macizo montañoso de El Cid, y en lo alto la antecima poblada de antenas. Ante una bifurcación seguiremos el ramal de la derecha (NE), discurriendo bajo las grandes paredes verticales de un barranco. Seguidamente el camino se transforma en sendero, por el que llegaremos al Collado del Pla Cafeu, (662 m.)(11,70 km.)(3h.15′).

7. A partir del Collado del Pla Cafeu, (662 m.)(11,70 km.)(3h.15′), aún nos quedará la parte más dura del itinerario, por lo que aquellas personas menos preparadas físicamente y con pocos hábitos montañeros pudieran plantearse renunciar a la cumbre e iniciar el regreso.

Desde el Collado rehusaremos el sendero que hacia el oeste se dirige a la Loma Badá por la Loma Rasa. Nosotros giraremos a la derecha (E y NE) y ascenderemos un fuerte repecho, de durísima pendiente, hasta salir al amplio lomo occidental de la sierra, dando vistas a la vertiente meridional y oriental, donde las tierras del Vinalopó y l’Alacantí descienden suavemente hasta el cercano Mediterráneo. Continuando en duro ascenso por el amplio y deforestado cordal llegaremos a la antecima, poblada de numerosas antenas, (995 m.)(13,10 km.)(4h.10′).

8. Desde la antecima,(995 m.)(13,10 km.)(4h.10′), en unos 20 minutos de marcha, y por rudimentario camino rodeado de pinos y carrascas, llegaremos a la cumbre de El Cid, (1.104 m)(14,10 km.)(4h.30′).

9. Desde la cumbre de El Cid, (1.104 m)(14,10 km.)(4h.30′), podremos disfrutar de un espléndido panorama en todas direcciones, merecida recompensa al esfuerzo realizado en esta dura travesía.

📞